football predictionsbetips.co.ukfootball betting tips
You Are Here: Home » Actualidad » EL MAL EJEMPLO CUNDE

EL MAL EJEMPLO CUNDE

Algunos comportamientos ciudadanos no son claramente un ejemplo a seguir. Debemos cambiar ciertas actitudes para que la convivencia sea no solamente pacífica sino agradable

Por Rafael Mejía A

El mal comportamiento, la falta de cultura ciudadana y la falta de pertenencia también están a la orden del día en la Ciudad del Sol. Ante la ausencia de políticas estatales contundentes para disponer de residuos altamente contaminantes, algunos inconscientes creen que el espacio público, que es de todos, lo pueden utilizar como depósito de residuos contaminantes. Una llanta, por ejemplo, puede durar más de 2.000 años en degradarse. ¿Será que las de la foto 1 permanecerán ese tiempo tiradas en el separador de la calle 21 con carrera 10ª? ¿Qué pensará el ciudadano que, olímpicamente, se las dejó de recuerdo a los vecinos de esta cuadra?

Así mismo, hay quienes no esperan la pasada del carro recolector y sacan su basura… al mismo separador, comportamiento poco cívico (foto 2 ) que se convirtió en costumbre en casi todo los separadores de las avenidas de nuestra ciudad. Habrá que estar pendientes para que, en este caso, la costumbre no haga ley. Además de ser horrorosos a la vista, estos montones de basura que se ven en todas partes atraen moscas, cucarachas, perros y ratas, entre otros, que son vectores de numerosas enfermedades. Claro, aquí la enfermedad mayor es la pereza y la falta de civismo.

Los recién estrenados semáforos (foto 3) no escapan a la acción vandálica de algunos trogloditas que se divierten haciéndole el daño al bien común. Qué podrá pasar por la cabecita de un descerebrado que piensa que esta hazaña constituye en un acto de heroísmo. O sea, nuestros impuestos vinieron a parar en unos aparatos que les sirvieron de sparring a algunos ‘supermanes’ de vereda sin ningún sentido de pertenencia con su tierra. Mala cosa.

En el sector de El Laguito, costado sur, (foto 4) hay un promontorio de tierra que está erigido como para honrar a Esteban, El ahogado más hermoso del mundo, brillante e hiperbólica narración de nuestro premio Nobel. Ojalá a nuestro hermoso Esteban lo entierren antes de que todos comencemos, como en el cuento, a quererlo, elegirle padre, madre primos, tíos y resultemos todos parientes de él.

Claro, hay más comportamientos que nos indican que poco queremos a nuestra ciudad: Quienes no observan las reglas de tránsito; quienes fastidian a sus vecinos con música a alto volumen y perros que se chiflan ladrándole a la luna a las dos de la madrugada; los que hacen sus necesidades fisiológicas bajo el primer pórtico que encuentren; los que instalan una acometida de acueducto y dejan la zanja tapa con escombros. En buena hora para las festividades de 2012 la Alcaldía prohibió la acción vandálica de quienes usan de la famosa espuma, que ensombreció el desfile de carrozas que con tanto esmero se preparó en 2011.

La solución no es tan difícil: Pensemos por un momento que no somos los únicos habitantes de este planeta. Los demás también tienen derechos. Qué lástima que quienes proceden con estas conductas son adultos. Si los niños nos siguen es porque, lógico, el mal ejemplo cunde.

About The Author

ALESSANDRO JOURNALISTA
Number of Entries : 780

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

Scroll to top