football predictionsbetips.co.ukfootball betting tips
You Are Here: Home » Actualidad » Carta del Lago de Tota, “Me están dejando sin agua”

Carta del Lago de Tota, “Me están dejando sin agua”

Carta del Lago de Tota, “Me están dejando sin agua”

Seguiré el buen ejemplo de mi hermano, el Río Bogotá que recientemente escribió a su gente, para escribir lo mío, como lo percibo y siento, a mis vecinos de Aquitania, Tota, Cuítiva y Sogamoso, e igual por extensión a mi entorno en Sugamuxi, Boyacá, Casanare y Colombia entera. Hoy que estoy en crisis, enfermo y sediento, pueda ser que me escuchen, antes de llegar a estar peor, más grave o moribundo, y sin retorno, o ante costos y tiempos enormes para salvarme, destino al que voy si deciden continuar sin atenderme. Todos ustedes han abusado de mí, todos (salvo –pero dudoso– que alguien jamás haya bebido agua, comido cebolla, trucha, o en su vivienda jamás haya existido acero; y salvo –eso sí– los niños, cuya culpa es nula). No solo de mí, claro está, sino del agua en general, para una muestra lo que escribió mi hermano antes mencionado, y que invito a buscar y leer. Y han abusado de forma inclemente, insensible y ciega. Mucho más los que me tienen al frente o de mí se bañan, pero a lo lejos igual cuenta, cuando sin importar se apoya y consume con ‘ojos que no ven’, todo lo que de mí proviene o en mí se basa, sin que preocupe el maltrato en la fuente. Esto último, me explico, ocurre cada vez que, por ejemplo, en sus casas compran cebolla larga proveniente de cultivos invasores del humedal o destructores de páramo y/o con malas prácticas agrícolas, o cuando compran acero que ha sido bañado con mis aguas sin que a tales empresas históricamente haya realmente importado mi salud, o comen trucha proveniente de jaulas vertedoras continuas de excrementos a mi cuerpo y con beneplácito de la autoridad ambiental, o disfrutan de restaurantes, hotelería y turismo que vierte sus residuos y aguas negras sin tratamiento o pobremente tratados a mis venas, o también, cuando usan o beben agua que directa o indirectamente se conecta conmigo sin que angustie para nada si esos litros que usan y por los cuales pagan, tienen alguna acción retributiva de justicia o responsabilidad para conmigo, que los nutre. Y el abuso ocurre también, por supuesto, cada vez que se apoya con el voto a quienes poco y nada les importo, y ¡no de ahora, sino de siempre!, gobernantes que juran en vano, porque eso de cumplir la Constitución y las leyes dista mucho de la verdad, yo lo siento en agua propia.

Pero bueno, por estos días es posible que la crisis aumente por mi dramática reducción de volumen, y tal vez así, sin agua, con un poco de sed o necesidad de mí, se acuerden que el agua es importante. Cuando me ausente, tal vez me echen de menos, y éste 5 de Junio que se celebra en el mundo el Día del Ambiente, es posible que me escuchen. Y por esto, porque en el país donde me ubico solemos escuchar y cambiar es en las crisis, mayor honor se haría conmigo y mi familia el día que se celebre mi ausencia, mi inexistencia, el Día Sin Lago de Tota, aún más el Día Sin Agua, ese día mis hermanos mayores los páramos, mis hermanos cercanos el Río Bogotá y el Chicamocha, o mi hermana la Laguna de Fúquene, por citar unos poquitos enfermos críticos de mi familia; sabremos que de verdad nos escuchan. El Día Sin Agua es el día que merecemos para ser escuchados. Y si realmente les importamos algo, mejor aún celebren la Semana Sin Agua… ‘disfruten’ con eventos, foros y festivales una semana entera sin agua, porque allí sí, es casi seguro, entenderán que valemos, que merecemos respeto y cuidado, y no abuso indolente como se volvió costumbre. A mi hermano el Río Bogotá, un juez del Consejo de Estado le envió hace poco un regalo, una esperanza de vida. Aunque avergüenza que llegue tan tarde, y así (porque un juez lo ordena, y no porque lo orienta la conciencia ciudadana colectiva), es al menos un indicador de cambio. Ojalá la justicia fuera realmente justa en todo y con toda mi familia, comprometida, y actuara de oficio sin esperar a más, porque ustedes señores jueces también son ciudadanos, usan agua, y seguramente comen cebolla y trucha, viven o trabajan en construcciones con hierro, por tanto la cosa es también con ustedes, y si algo pueden hacer, debieran hacerlo ya, sin esperar a mañana. Cuando me veo al espejo tan enfermo, reducido y poluto en mi costado oriental, además con puntos de tumor a diestra y siniestra, y tan lastimado en las alturas paramunas de donde soy; no me gusta, me duele, y lloro. No debiera ser así. Qué distinta fue mi vida en la época ancestral muisca, cuando me veneraban, me usaban con respeto, y me trataban con cuidado, al nivel de sagrado, y yo por mi parte cumplía mis funciones con agrado. ¡Ah épocas!, tan lejanas ya, tan difíciles de recuperar. Y duele el doble, cuando quienes me ven como estoy, opinan que no estoy mal, que no es grave, y por tanto puedo seguir igual, porque ‘solamente’ tengo dañado el 10% de mi cuerpo.

En los últimos 27 años algunos que me han estudiado dicen que he perdido más de 100 hectáreas de espejo de agua visible (yo les confieso, al margen de esos estudios, que siento en mi cuerpo una pérdida superior a 1,000; y de esto no me dejarán mentir los más abuelos, la memoria de aquellos vecinos orientales de antaño que me tuvieron a sus pies, el Google Earth de la época). Hace ya más de 30 años, un distinguido profesor experto en lagos de nombre Richard Vollenweider, me visitó y estudió, acompañado de funcionarios estatales, vaticinó mi tragedia (me predijo un cáncer si no había cambios), lo dejó escrito en su Informe Lago de Tota, y allí consignó variadas recomendaciones y advertencias, para el cultivo agrícola y piscícola. Se fue el profesor, y el estudio quedó aquí guardado en un cajón, en alguna estantería llamada al olvido. Y en efecto sufro, posiblemente cáncer, desconozco si terminal. Y hace poco más de 160 años, un miembro del equipo principal de la expedición de Codazzi, quien fuera después el primer rector de la Universidad Nacional, don Manuel Ancízar en su Peregrinación de Alpha, dejó planteada la idea de secarme por completo, paulatinamente, para aumentar la frontera agrícola… ahondando periódicamente el cauce del Upía, es lo único practicable y que promete buen éxito a los que busquen tierra para trabajar, no tesoros, que allí son tan ciertos como el diabloballena de Piedrahíta. Otros, no él, habrían comprendido que el tesoro es el agua, y bastante cierto sí es. Pareciera que la importancia que me acompaña fuera solo embeleco verbal de algunos, para demostrar que algo saben de mí, porque en realidad de mí no se apiadan. Que soy el lago más grande del país, que almaceno 2 mil millones de m3 de agua esto es el 44% del agua que habita en los lagos y lagunas naturales de Colombia, que sobre mí vuelan 121 especies de aves 12 de ellas endémicas, que soy según dicen algunos el segundo lago navegable más alto en Sur América y estoy en la franja tropical andina, que pertenezco a una cuenca de páramos con lo especial y endémico de estos en el mundo, que me conecto con el Amazonas como éste se conecta conmigo, que alimento de modo importante a dos cuencas estratégicas del país, el Orinoco y el Magdalena… y ¿todo eso qué?, ¿acaso alguien presta atención realmente a lo que soy o represento?, temo que pocos, muy pero muy pocos, y dentro de estos, más pocos aún hacen algo por reivindicarme, y la mayoría de estos pocos se quedan con el conocimiento almacenado, sin acción alguna. No les quepa duda que de mí han abusado, abusan, y pretenden seguir abusando. Quieren acabar conmigo, y al paso que van es posible que lo consigan pronto. Mientras mis niveles se van al declive con pánico de muchos (y el mío propio, porque con ello voy muriendo), algunos piensan solo en seguir bombeando de mis entrañas para acelerar sus cultivos y enriquecer cajones bancarios, cultivando con malas y agresivas prácticas casi generalizadas, produciendo peces para sus arcas y dejándome las porquerías, enfriando hierro para el mercado sin que importe cómo me siento, consumiendo y desperdiciando agua en acueductos como si nada pasara, algunos municipios solo piensan en lograr conexiones nuevas a mis venas para seguirme chupando (caso de Tibasosa y Duitama) mientras la autoridad les hace un guiño, otros aprovechan la sequía para hacer quemas indiscriminadas en zonas bajas y altas de mi cuenca para extender zonas de cultivo, y algunos se dedican solamente a pensar en el ‘contratico’ y el ‘proyectico’ que puedan asegurar en sus balances, ahora que llegó el CONPES y dinero europeo. Cada cual pensando en lo suyo, y no en lo colectivo, mucho menos en mí.

De repente suenan las alarmas, mensajes de miedo, el agua se agota… y parecen reaccionar un poco ahora que mis niveles bajan, y esos que históricamente me han abandonado y tratado mal o con tanto desdén –sin excepción alguna (caso Corpoboyacá)–, lanzan salvavidas remendados o maltrechos creyendo que eso es la cura. Una ‘resolución’ salvadora, un ‘pañito’, para pretender curar de un plumazo lo que en su historia han debido hacer, y jamás han hecho.

Me siento triste, triste y enfermo. Y aquellos seres que aún no escriben pero conmigo conviven, más tristes aún, porque en mi declive irremediablemente se pierden también ellos, las aves, mi familia nativa, y mis páramos. Solo cuestión de tiempo. Qué triste saber que todo esto es por ustedes, y que nada parece importarles, no al menos a la gran mayoría de ustedes. La naturaleza juega también su propio rol, por supuesto, el clima viene cambiando, fenómenos cada vez más frecuentes e intensos, pero ¿y qué?, esto no es nuevo, se viene advirtiendo hace muchos años, y ustedes ¿qué han hecho a nivel de precaución, para prevenir crisis o adaptarse adecuadamente a la nueva realidad?… me temo que nada. De mí se han ofrecido planteamientos de solución, pero casi nadie parece escucharlos, no parece que realmente importe, y con ‘curitas’ pretenden sanarme. Es triste. Necesito protección amigable al hombre y al mayor nivel ambiental posible para que se asegure mi sostenibilidad (caso declaratoria Ramsar), y el gobierno sistemáticamente lo esquiva, evade, o enreda sin justificación alguna; requiero sin demora esquemas de financiamiento endógeno y fondos cuantiosos de salvamento, y en respuesta envían propinas, pan de un día; la gente que me rodea necesita los más altos niveles posibles de formación y capacitación, y esto no entra con fuerza en el mapa de soluciones; requiero una unidad especializada y permanente que me esté investigando y monitoreando, un verdadero Centro de Investigación lacustre o limnológico de alta montaña y de categoría internacional, y como reacción se anuncian fondos para ‘más estudios’; mi situación urge ser vista y atendida con todos los encadenamientos de valor para influir soluciones en todos los eslabones productivos y no solo en mi cuerpo, pero de esto ni se habla, nadie parece creer que la solución más probable está al final de la cadena, en ustedes, en sus actitudes y decisiones diarias de uso y consumo. Y requiero que todos los actores de cuenca estén integrados sin exclusión en el Consejo de Cuenca que es la figura de ley para determinar decisiones sobre mi futuro, pero le ponen todas las trabas al tema, como si esto necesitara en verdad algo más que aquello siempre esquivo para mí desde el gobierno: voluntad. En fin, me muero poco a poco, y no llega esa reacción masiva de soporte y solidaridad que necesito. Debe ser que mi presencia no cuenta, y así las cosas estaría bien irme evaporando hasta desaparecer, para nutrir otros mundos, otros cuerpos, otras comunidades donde, ojalá, me aprecien por lo que soy, no por el ‘precio’ (y no valor) que represento en sus balances y procesos, para esa mayoría de ustedes indolente y enfrascada en el dinero, y no en lo importante, en la vida, en el bienestar. Dejo pues, éste recuerdo escrito, para que el frágil mañana que me espera comprenda, si muero, por qué morí.

De ustedes, Lago de Tota.

Fuente: https://app.box.com/s/c4buy3ceheb7y9s9l3ik

About The Author

Felipe Alvarez

Profesional en administración pública territorial universidad Politécnico Grancolombiano (Bogotá-Colombia), grado superior en desarrollo de aplicaciones muliplataforma (Universidad Europea de Madrd). Especial interés en gobierno electrónico, comercio electrónico, Nuevas tecnologías, derechos de autor y responsabilidad social corporativa. Representante legal de Alvarfa S.A.S propietario de las marcas tramitesdelestado.com, appsdelestado.com y periodicodelestado.com.

Number of Entries : 156

© 2011 Desarrollado por, @periodcoestado

Scroll to top