football predictionsbetips.co.ukfootball betting tips
You Are Here: Home » feature » El sacrifico clandestino asecha a la salud en Boyacá

El sacrifico clandestino asecha a la salud en Boyacá

El sacrifico clandestino asecha a la salud en Boyacá

AUTOR: Unidad Investigativa.

De acuerdo con los estimativos de estudios realizados por expertos, una persona en el año consume un aproximado de 18 kilos de carne, mientras que el estimativo de peso promedio de una res es de 150 kilos. Dichas premisas conllevan a determinar, de acuerdo al número de habitantes de los diferentes municipios, el consumo mensual de los mismos.

De igual manera se puede establecer, teniendo en cuenta los registros de sacrificio que se llevan en la única planta de carácter nacional y categoría 2, existente en el departamento, los estándares de sacrificio que deben realizar las localidades.

Según el gerente de la planta de sacrificio regional de Sogamoso, Carlos Julio Barrera, el panorama es poco alentador dadas las condiciones que se vienen presentando desde hace varios años, puesto que las estadísticas dan cuenta de un considerable faltante de cabezas de ganado que debería ser sacrificada.

Tomando como marco de referencia la provincia de Sugamuxi, se dan a conocer los registros de sacrificio comparados con los estimativos que se deberían tener, si se estuviese realizando un sacrificio adecuado teniendo en cuenta las normas higiénicas y sanitarias para evitar afectación en la salud de los consumidores.

Así por ejemplo, en los primeros siete meses de este 2017, en municipios como Firavitoba, de acuerdo al número de habitantes, el consumo mensual debería ser de 59 bovinos, y solamente se ha registrado un sacrificio legal de 25 reses; situación que conlleva a pensar que el excedente podría estar siendo sacrificado de manera clandestina.

En el municipio de Busbanzá, que es uno de los municipios más pequeños de Colombia, con una población aproximada de 1.156 habitantes, su consumo mensual debería ser de 12 bovinos y no se registra ningún sacrificio en la planta de la región.

Entre tanto en municipios como Tópaga y Mongua cuyo consumo mensual se estima en 36 y 52, respectivamente, únicamente 7 y 1 sacrificios, presuponiendo un faltante de 29 y 51 semovientes que no se habrían sacrificado legalmente.

De igual manera en otros municipios como Nobsa, que tiene una población aproximada de 14.946 habitantes, el consumo estimado mensual es de 149 reses y únicamente registra un promedio de 41 sacrificios de manera legal.

Tibasosa, por su parte, debería consumir 126 bovinos y solamente registra 11 sacrificios, lo que implicaría un faltante de 115, que podrían estar siendo sacrificados de manera clandestina.

La ciudad de Sogamoso que cuenta con más de 117 mil habitantes, debería consumir 1.170 reses en promedio al mes y solo registra un sacrificio promedio de 919, situación que implicaría un faltante mensual de 251 bovinos por sacrificar legalmente y en los primeros siete meses del año, de 1.757 cabezas de ganado.

En municipios de la provincia de Márquez, la situación es similar ya que por ejemplo, en el municipio de Cienaga, cuya población aproximada es de 5.242 habitantes; su consumo se estima en un promedio mensual de 52 bovinos, solo existen registros de un promedio de 25 sacrificios, determinando un aparente faltante de 27.

En otros municipios como Chivatá, teniendo en cuenta que su población es de 4.977 habitantes, el consumo promedio mensual debería estar en 49 bovinos, no obstante, los registros indican un promedio de sacrificio mensual de apenas 2 semovientes, lo cual implicaría un faltante de 47 vacunos mensualmente.

Para el caso de la ciudad de Tunja, los estimativos establecidos indican que el consumo mensual sería de 1.954 bovinos. Esta ciudad registra un promedio de 484 sacrificios en planta, lo que determinaría un presunto faltante mensual de 1.470 cabezas y para el periodo comprendido entre enero y julio, de 10.290 reses.

Caso contrario ocurre en el municipio de Ramiriquí, cuya población aproximada es de 10.789 habitantes y su consumo estimado sería de 116 bovinos. Este municipio registra un promedio de sacrificio de 116 bovinos mensualmente, lo que determinaría que allí no se presenta la mala práctica del sacrificio clandestino.

Fuente: Industria Frigorífica de Boyacá INFRIBOY

Fuente: Industria Frigorífica de Boyacá INFRIBOY

Es de aclarar que los anteriores datos están determinados de acuerdo a los estudios de consumo realizados por entidades especializadas en el tema como son la Federación Colombiana de Ganaderos “FEDEGAN” y la Industria Frigorífica de Boyacá “INFRIBOY”.

Así las cosas, se evidencia un faltante de semovientes sacrificados de manera legal en la mayoría de los municipios del departamento, situación que conlleva a pensar que un gran porcentaje de dicho faltante estaría siendo sacrificado de manera clandestina, sin el cumplimiento de las normas higiénicas y sanitarias, al igual que sin el debido sometimiento a la cadena de frío y condiciones no aptas de transporte.

A pesar de que las autoridades de salud y policiales han realizado importantes incautaciones y decomisos en diferentes zonas del departamento, y anuncian que se continúa con los controles de mataderos clandestinos y aplicación del código de policía, el sacrificio clandestino se sigue presentando y continúa poniendo en riesgo de forma sustancial, la salud de los consumidores boyacenses.

About The Author

ALESSANDRO JOURNALISTA
Number of Entries : 750

© 2011 Desarrollado por, @periodcoestado

Scroll to top